Servicio de digitalitzación 3D para ingeniería inversa.

Con la ingeniería inversa, tal y como indica su nombre, se invierte el proceso habitual y natural para llegar a la fabricación de un producto.

 

Se parte de un producto acabado para digitalizarlo y estudiarlo, añadir modificaciones a partir de los datos obtenidos y conseguir como resultado un producto idóneo, pudiendo crear en el proceso diferentes prototipos mediante impresión 3D para poder verificar las modificaciones realizadas hasta ese momento.

El proceso de digitalización de un objeto o mecanismo escaneado para ingeniería inversa se basa en convertir los datos obtenidos como objeto virtual a partir de un escáner 3D en formato CAD (computer-aided design o diseño asistido por ordenador) para el análisis detallado de su fabricación, su funcionamiento, cuáles son sus cualidades aerodinámicas, hidrodinámicas, resistencia a esfuerzos concretos, etc. Este procedimiento facilita el estudio y rectificación de un objeto o la creación de uno nuevo sin copiar el original. El escaneado se realiza sin captura de la textura o color del objeto original si no es necesario.

El software de escaneado 3D, junto con los escáneres, nos proporciona una “nube de puntos” del objeto que determina su forma precisa y medidas exactas. Una vez obtenidos estos datos podemos originar un archivo CAD para su tratamiento con el software de ingeniería adecuado, representar el objeto virtual en una simulación por ordenador o imprimir una réplica física mediante impresora 3D.

La ingeniería inversa también es utilizada por algunas empresas para examinar productos de la competencia. Es empleada para analizar por ejemplo cómo funciona, qué hace, de qué componentes consta y cómo están relacionados entre sí, estimar costes, identificar potenciales infracciones de patentes, etc.

También es empleada a menudo porque la documentación de un dispositivo particular se ha perdido (o nunca ha sido escrita), y la persona que lo construyó ya no trabaja en la compañía.

La ingeniería inversa se utiliza también para medir y analizar el buque de un barco de vela, que es el cuerpo principal del barco salvo el motor y de todo lo que se encuentra por encima de la cubierta. Con un sistema de escaneado 3D se pueden extraer los planos (posiblemente inexistentes) mediante software específico y calcular los esfuerzos y resultados hidrostáticos de su forma. En el mundo naval, el escáner se utiliza para inspecciones, certificaciones y controles de calidad. Con el modelo 3D obtenido se pueden inspeccionar las formas del casco, así como los sistemas instalados en la embarcación y poder certificar las características del buque como, por ejemplo, valorar los handicaps para regatas de veleros.

Esta técnica es aplicable a muchos otros campos de la ingeniería y el diseño como la fabricación de asientos y complementos de automoción, sistemas y entornos para uso humano (ergonomía), control de calidad, fabricación de prototipos, etc.