Este bastón es un obsequio del jefe de una tribu de la República Democrática del Congo a un médico que salvó la vida de su hijo, en el año 1970.